El Estilo Pin Up



Como dijo John Galliano, “la alegría de vestir es un arte”, y a todas nos gusta ir guapas y atractivas. Uno de los estilos más femeninos para vestir a la mujer es el estilo Pin Up. Se caracteriza por realzar las curvas naturales de la mujer, sin artificios, marcando la cintura y la silueta. A destacar los escotes en forma de corazón y los volúmenes en las caderas. Es un estilo que se ha rescatado de los años 40 y 50, donde esta estética se hizo muy popular. Además de los vestidos pin up, el maquillaje, peinados y accesorios cobran una gran importancia, ya que todo forma parte de un conjunto.

Bettie Page fue una de las artistas más conocidas en los años 50 que representaba a la perfección el estilo Pin Up. Muchas de las artistas que conocemos en la actualidad, por ejemplo, Dita Von Teese o Kate Von D, han captado la esencia de esta época y llevan el estilo como un sello personal.






Los vestidos
Son el reflejo de una época en la que las chicas Pin Up fueron un elemento patriótico, ya que esta moda comenzó copiando fotos e ilustraciones de chicas en actitud sugerente que los soldados llevaban con ellos, llegándose a convertir en amuletos y también en una motivación para volver de la guerra.

Hoy en día podemos encontrar vestidos inspirados en esta época y consiguen dar un look muy sugerente y sensual, con los hombros descubiertos y marcando la cintura, con faldas de vuelo y divertidos dibujos.






Los zapatos
Por lo general los zapatos de las chicas Pin Up siempre se han llevado muy altos, con estampados, adornos y muy femeninos. Estos son algunos modelos que no te dejarán indiferente.






El peinado
El peinado es algo muy característico de este estilo y tiene que estar muy trabajado. Puedes hacerte un tupé, o hacer ondas en el cabello. Puedes añadir alguna flor o pañuelo para dar un toque más personal.




El maquillaje
Para impactar con tu look pin up tienes que confeccionar tu maquillaje a juego. Si te fijas en la estética, es primordial destacar los ojos y los labios. En primer lugar debes igualar la piel del rostro con una base más bien clara, que no deje imperfecciones. Debe quedar una piel de porcelana.
Una vez igualada la piel y conseguido el efecto, toca destacar las cejas y los ojos. Si no te ves muy desenvuelta, hay muchos tutoriales en internet para seguir paso a paso el proceso.

Las cejas deben estar muy bien delineadas, con forma curvada, y deben ser tupidas. Los ojos deben tener un delineado muy marcado y muy bien hecho en el párpado superior. Prolonga la línea hasta el extremo de la ceja, terminando con un trazo hacia arriba. Aplica una buena capa (o dos) de máscara de pestañas, y si te atreves, utiliza pestañas postizas para dar más intensidad a tu mirada.
Los labios, muy rojos y delineados con perfilador para que queden perfectos, y en las mejillas, añade un poco de colorete para dar un toque final.

¿Te gusta este estilo?

Comentarios